top of page
Buscar

¿Dónde está la verdad en la logia?




En lo que respecta al enfoque masónico, ¡somos muy cuidadosos en la medida en que nuestra preocupación declarada es estar "en busca de la verdad"! ¡Esta "galantería" del lenguaje autoriza todos los "ejercicios" del pensamiento!


¡Estar “en busca de...” nos deja en libertad de decir mentiras, incluso de fantasear o de plantear hipótesis más o menos excéntricas!


Esta formulación, que en cierto modo está en nuestro ADN colectivo, ha puesto en la masonería el sello de "No Serio" que se nos pega a la piel y explica todas las dificultades que tenemos para ser creíbles!


¿Cómo puedes pretender ser serio cuando afirmas no conocer la Verdad? ¡Nadie puede creerte ya que admitimos que no sabemos!


Pero este “No Serio” también nos permite existir, reclutar y soñar, porque el “¡No Serio! ¿No son más "bons vivants" que los "serios" por los que es triste morirse?





Pero las cosas se complican cuando el ritual nos incita a “Difundir las verdades adquiridas”.


Entendemos que en la Europa del siglo XVIII la inspiración para los rituales masónicos era bíblica y estas famosas "verdades adquiridas" se referían a la fe en el Gran Arquitecto del Universo, en otras palabras, ¡Dios!


En un número de Humanisme, la revista GODF, Yuri Chelkovski escribe un artículo titulado "El blooper del masón" en el que aborda este tema de la confusión entre la verdad y la búsqueda de la verdad.


¡No decir la verdad es mentir de facto!


La mentira se adorna con las peores intenciones y, sin embargo, ¿no podríamos decir que es a pesar de todo una cualidad?


En cualquier caso, podría pensarse que sí, ¡la mentira se ha convertido en una institución del lenguaje!


¡Los eventos recientes, con el lanzamiento causado por la epidemia de Covid-19, han brindado una excelente ilustración de esto! ¡Las noticias falsas crean revuelo más fácilmente que las palabras sabias y mesuradas de los que saben!


¡Mentir es una práctica natural y espontánea! ¡Todos mentimos alegremente con una sonrisa y la convicción de ser benévolos! ¡Porque mentir es evitar conflictos, encontrar una salida elegante, ser gracioso y, en definitiva, hacer feliz a la otra persona!




¿Deberíamos decir la verdad?


Si respondiera que sí, ¡no me creerías! ¡Sería, para ti, un dulce soñador, ajeno a las realidades de la vida!


¿Deberíamos decir que un tablero es horrible y aburrido?


¡Nunca! Será “Mi TCF, realmente aprecié tu trabajo, pero…. » ; o "Mi TCS, tu tablero es asombroso y aprendí mucho, pero ¿no crees..."?


¡En verdad os digo, la Verdad es un secreto que no debe ser divulgado!


Si lo anuncias como “Urbi et Orbi”, ¡no será reconocido como tal y perderá su credibilidad!


¡Guárdatelo para ti mismo, nunca hables de eso y lo preservarás!


Solo hay una excepción a esta regla; a veces sentimos la necesidad de transmitir la Verdad; es una necesidad íntima de una persona particular por la que te une una mezcla de afecto y respeto.


Es excepcional y pocos seres lo encuentran, pero cuando sucede, ¡tienes que hacerlo!


Si los nuevos Masones y las nuevas Masones fueran informados de esta recomendación, no hay duda de que la vida de las Logias sería más pacífica!


Si no prestas atención a lo que podemos decirte, TCS y TCF, ¡no te decepcionará! Como resultado, ¡no culparás a nadie! ¡Y así no habrá disputas!


El enfoque masónico es un ejercicio solitario y creer que puede haber inteligencia colectiva al nivel de una logia es una ilusión.


Oiga, escuche, lea, tome notas y, en su gabinete de reflexión personal, digiera todo esto para extraer la sustancia, es decir, ¡lo que influirá en su compromiso!



 


Para ir más allá:

8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page