top of page
Buscar

FUSIÓN Y GRAVITACIÓN

Nota del editor: Nos sentimos muy honrados por la confianza que BAF Luca ha depositado en nosotros al autorizarnos a reproducir el tablero que leerán a continuación, que trata de manera particularmente innovadora este símbolo tradicional. < /p>




La estrella creativa


Toda la materia que nos rodea está formada por átomos. Los átomos son los bloques de construcción de todas las cosas. Son más bien redondos y están compuestos por un núcleo denso en forma de bola rodeado de diminutos electrones.

Es posible clasificarlos por tamaño. El más pequeño es el hidrógeno, el siguiente es el helio.


Juntos, estos dos átomos representan el 98% de la materia conocida en el universo.


En el origen de nuestro universo, hace 14 mil millones de años, estos dos átomos probablemente constituían toda la materia conocida.


Nitrógeno, carbono, oxígeno, plata, por ejemplo, no existían en ese momento.


Dentro de una estrella como el sol, la temperatura alcanza casi los 20 millones de grados. Los átomos de hidrógeno son despojados de sus electrones y no son más que núcleos desnudos que forman una especie de plasma sometido a la energía aplastante ligada a la presión gravitacional que reina en el corazón de la estrella: no les queda más remedio que mantenerse unidos y unir.



Esto es fusión termonuclear. La creación de grandes núcleos por aglutinación de núcleos más pequeños. Estos nuevos núcleos, que se han vuelto pesados, a medida que se alejan del núcleo, encuentran electrones y se convierten en nuevos átomos. Así nacen el nitrógeno, el oxígeno, el carbono o la plata, etc.


El núcleo de una estrella es una enorme central eléctrica de fusión termonuclear forzada por la naturaleza a forjar materia.


Todos los átomos pesados presentes en la Tierra, todos los átomos esenciales para la vida, incluidos los que forman nuestro cuerpo, alguna vez fueron creados en el centro de una estrella. Somos polvo de estrellas. Respiramos, bebemos, comemos, tocamos, amamos el polvo de estrellas.


Sin las estrellas no existiría la vida. Pero para permitir la vida, la estrella debe morir. Porque si estos átomos están en nosotros, a nuestro alrededor, es porque provienen de estrellas desaparecidas.



Cuando dos átomos se fusionan en el corazón de la estrella para formar un núcleo más grande, parte de su masa desaparece. La masa del nuevo núcleo es menor que la suma de las masas de los núcleos que le dieron origen. La masa faltante se transforma en energía en virtud de la famosa fórmula: E=mc². Obviamente, la masa perdida durante cada fusión es muy baja, pero hay tantos núcleos fusionándose en el corazón de la estrella cada segundo que la energía total liberada es colosal. Esta energía producida se irradia hacia el espacio. Nos da calor y madura las muchas espigas de trigo y frutos de granada mientras hace crecer rosas y mimosas.


Mientras la fusión tenga suficiente para alimentar, mientras haya suficientes núcleos pequeños para fusionarse, la estrella vive. Luego, cuando se agota el combustible nuclear, la estrella se contrae, su producción de energía ya no es suficiente para oponerse a la gravitación, la materia se vuelve cada vez más concentrada, tiene lugar una nueva y última reacción de fusión que domina y supera a la gravitación. Entonces la estrella crece, crece. La gravitación es derrotada. La estrella explota.


Esta fatal explosión de la estrella disemina en el espacio todos los átomos forjados durante su existencia, más algunos otros formados durante la explosión final, como el oro, formando inmensas nubes de polvo interestelar de las que pueden nacer nuevas estrellas o nuevos mundos. . Y permite la vida.



Así, tras un largo proceso que comenzó hace miles de millones de años, una nube de polvo de estrellas dio origen a la Tierra. Y a cada uno de nosotros.


La estrella es pues la fragua primera, de donde nace toda la materia, de donde nacen los metales enterrados o mejor dicho constitutivos de nuestro planeta y de sus profundidades, de los que habrá que extraerlos para devolverlos a su pureza original mediante fuego, aire y agua, obra de los herreros tubal-cainitas. No me acercaré aquí a la figura de Tubalcaín que podría inspirar una obra en primer grado. Pero es precisamente así de nuevo por el fuego que los anillos renacerán en su pureza de metal estelar.


El simbolismo masónico, por lo tanto, distingue el metal puro de los metales que deben ser abandonados porque son símbolos de vanidades terrenales, la más obvia de las cuales es el dinero en su polisemia que describe tanto un metal como un medio fiduciario. El segundo impuro por naturaleza en nuestra cultura cuando básicamente sólo se pretende garantizar la equidad de los intercambios por lo tanto la confianza como su etimología indica.


Por lo tanto, es menos la naturaleza del metal lo que está en cuestión que los excesos de su uso que pervierten su pureza. Pero también la dualidad de todo. El hierro se puede usar para forjar la reja del arado como la espada, el instrumento de la vida como el instrumento de la muerte. Y el dinero del centavo tanto para corromper como para dar un salario justo. Podemos añadir que el oro de la pieza rara vez es puro por ser demasiado blando, sino en forma de aleación.


En el fondo, el metal no deja de ser puro en su naturaleza y abandonar sus metales es más una invitación a renunciar a su representación profana, incluso a su profanación, a desprenderse de la apariencia para buscar y encontrar la verdad en una metáfora alquímica de la transformación del ser.


La materia de la que estamos hechos nació así en algún lugar de la inmensidad del universo, en el corazón de estrellas ahora desaparecidas. Llevamos dentro de nosotros el fruto de estos mundos desaparecidos. Somos su memoria, su legado. Nuestra madre primordial es una estrella. Así, el macrocosmos engendra el microcosmos que, a través de su conciencia de él, a su vez le da vida. La estrella que llevamos dentro nos conecta con el universo.



Al igual que el hombre de Vitruvio, el pentagrama estrellado, por su representación antropomórfica, puede decir que nuestra estrella polar, la guía de nuestra búsqueda masónica, su propósito también es el amor a la humanidad. Pero, más allá de la alegoría filosófica, el simbolismo de la estrella, a través de los átomos de los que estamos hechos a partir de sus entrañas fusionadas, une nuestro efímero microcosmos al eterno macrocosmos. Como una invitación a pensar nuestra existencia a través de nuestra relación con el cosmos y por ende con la naturaleza en una comunidad de destino de ardiente actualidad.


Y no solo en la posesión/dominio de la naturaleza sino en su conocimiento, en la comprensión de nuestro rol y nuestro lugar en el orden cósmico. Porque si somos mortales, nuestros átomos no lo son. Mañana, liberados de nuestro ser o liberados por nuestro ser, volverán a la naturaleza para unirse con otros átomos para renacer en otra forma o en otra vida. La estrella, por sus átomos creados, es eterna en nosotros. Ella nos confía por un tiempo un poco de eternidad, esa cadena infinita que viene del pasado y va hacia el futuro. De lo cual nos corresponde a nosotros ser por un tiempo un eslabón sólido de puro metal el cual tendremos que asegurar la transmisión. Siendo la materia eterna, depende de nuestra finitud transmitir el conocimiento/conciencia del mundo que nos rodea.


Por la estrella, nuestra finitud está así hecha de granos de eternidad, la creación está en nosotros como nosotros en ella.


Lo que se refiere a una meditación sobre conceptos filosóficos, ya que somos amigos de la sabiduría, de la naturaleza naturaleza, el principio creador, y de la naturaleza naturaleza, lo creado. En Occidente desde Aristóteles a Spinoza pasando por Santo Tomás de Aquino, los que creen verán el principio divino en el principio creador, los que no creen verán las leyes que rigen la naturaleza. Ambos tienen en común estar más allá del hombre. Tan trascendente.



Pero la distinción es quizás formal ya que la estrella es tanto creada como creativa. Sin ella no hay elementos necesarios para la vida, sin vida no hay conciencia del cosmos y sin cosmos no hay estrella. En nuestro lenguaje simbólico, la analogía antropomórfica del pentagrama estrellado es una invitación para que el FM tome conciencia de lo que lo crea tanto como para ser él mismo un creador, por lo tanto, para tomar su lugar en el orden del mundo y contribuir a él. . .


Si, por analogía antropomórfica, somos la estrella, es también una invitación a ser esa fuerza fusionadora que reúna lo disperso y, a través de la energía y el trabajo creativos, haga realidad un ser humano mejor y más ilustrado. Es quizás también una invitación a forjar en nosotros, a través de la fusión de lo verdadero, lo justo y lo bello, las verdades y los cambios que queremos ver en el mundo. En definitiva, estos nuevos átomos se asemejan a las verdades adquiridas, frutos del proceso iniciático de cada Hermana o Hermano/estrella.


Como escribió Christian Bobin, "La inteligencia es la fuerza, solitaria, para extraer del caos de la propia vida el puñado de luz suficiente para iluminar un poco más allá de uno mismo, hacia el otro allá, como nosotros, perdido en la oscuro”.



Gravedad


El recuerdo del Compañero enseña "que la gravitación es la fuerza primordial que gobierna el equilibrio de la materia, pero también una fuerza que une los corazones...".



Ahora, digámoslo de una vez, esta concepción es herencia de Newton pero desde Einstein y su teoría de la relatividad, la Gravitación ya no es una fuerza sino una deformación, una sucesión de curvaturas del espacio-tiempo. De hecho, en la mecánica newtoniana clásica, la gravedad o gravitación es una fuerza de atracción proporcional al producto de las masas de los dos cuerpos que interactúan dividido por el cuadrado de la distancia que separa sus centros de inercia. En relatividad general, la gravedad no es una fuerza sino una ilusión debido a la distorsión del espacio-tiempo. Esto explica por qué la trayectoria de la luz transportada por los fotones, corpúsculos hasta que se demuestre lo contrario sin masa, se desvía como si hubiera atracción: este es el efecto de lente gravitacional que no se puede explicar en la física newtoniana clásica.


Imagina el espacio-tiempo como un gran lienzo estirado. Si sobre ella colocamos cuerpos, por ejemplo pelotas de ping-pong, se extenderán por la lona sin deformarla demasiado. Coloquemos una bola de petanca, creará una depresión, una curvatura de la lona que también atraerá las bolas de ping-pong cercanas: este es el efecto gravitatorio.



Así el espacio-tiempo es una sucesión de pendientes, curvas gravitatorias generadas por las estrellas, galaxias, astros, planetas. Y como todo se mueve en el universo, estas pendientes, estas curvas se mezclan, se suman, se separan.


Cuando caemos al suelo, en realidad nos estamos deslizando por una pendiente creada por la Tierra, esto es lo que llamamos gravedad o gravitación. Y cuanto más masivo es el objeto, mayor es la pendiente creada y más difícil es escalarlo. La gravedad es más fuerte en la Tierra que en la Luna.


En el espacio, la luz, como la materia, no se propaga en línea recta. Cualquier objeto crea una pendiente invisible que llamamos gravitación, cada uno de nosotros crea una de estas pendientes pero como su masa es insignificante comparada con la de la Tierra su efecto gravitatorio es casi nulo.


La gravedad que sentimos es la suma de las gravedades que nos rodean, es decir, las pendientes generadas por los objetos que nos rodean pero también por nuestros vecinos en las columnas.


Lo que yace debajo de nosotros es mucho más masivo que lo que está arriba. La Tierra debajo de nuestros pies contiene mucha más materia y energía que el cielo sobre nuestras cabezas. Por lo tanto, lo que está debajo crea una pendiente gravitacional mucho más pronunciada: es la gravedad de la Tierra.


Einstein demostró que la gravedad no es una fuerza sino un resultado geométrico de las curvas y pendientes creadas por la materia y la energía en un lugar del espacio. La gravitación, por lo tanto, no es una fuerza en el sentido clásico del término, sino una curvatura del espacio-tiempo bajo el efecto de la masa de materia y energía.



La Luna por lo tanto también curva este espacio-tiempo haciendo que el agua en la superficie de la Tierra tienda a caer hacia ella, estas son las mareas. Este efecto también se ejerce sobre la corteza terrestre rocosa pero al ser un sólido cuya densidad es mucho mayor el efecto es mucho menor.


El Sol, con su gran masa, dobla aún más el espacio-tiempo a su alrededor, creando una pendiente a lo largo de la cual giran los planetas del sistema solar.


Todas las curvaturas generadas por las estrellas de la Vía Láctea se suman para crear la curvatura de nuestra galaxia que rivaliza con la de las galaxias vecinas, etc.


Pero entonces, ¿por qué, si el sol ejerce una fuerza gravitatoria tan poderosa sobre la Tierra, no cae sobre su superficie ni la Luna sobre la Tierra? Porque ese sería el caso si nada compensara tales influencias.



La Tierra está animada por un movimiento de rotación alrededor del Sol que la impulsa a 107.000 km por hora y esta trayectoria tiende a impulsarla hacia el exterior, equilibrando así el poder de atracción.


Fuerza centrípeta versus fuerza centrífuga. Este es el efecto honda. Para popularizar el fenómeno, los estudiosos comparan el sol con un lanzador de martillos y la Tierra con la esfera metálica que el atleta hace girar a su alrededor en el extremo de un alambre de acero para darle el impulso necesario. Cuanto más acelere el atleta su rotación, más tenderá el martillo a escapar hacia el exterior ya que el alambre de acero lo atrae hacia su fuente. Cuando el atleta se detiene, el peso cae, lo mismo en la gravitación: la Tierra caería hacia el Sol.


Los astrónomos saben que si la tierra aumentara su velocidad de rotación, tendería a alejarse del sol. Sin embargo, si se detuviera o ralentizara mucho su movimiento, inevitablemente sería atraído hacia el sol.


En el universo como un todo, las galaxias, las estrellas, todos los cuerpos celestes se rigen por las leyes que regulan las órbitas y sin las cuales un colapso de las estrellas precipitaría el universo hacia el caos.


Así, gracias a la gravitación, el universo se encuentra en un estado de equilibrio permanente. Cada estrella ejerciendo su acción sobre las demás, siendo influida a cambio de la misma manera. La interacción entre todas estas fuerzas asegura la estabilidad del universo en relación con otros movimientos, en particular la rotación.



Qué deducir de esto a nivel simbólico



En primer lugar, en términos de la ciencia física contemporánea, la gravedad no es una fuerza primordial, estrictamente hablando. Pero que resulta de la fórmula E = mc².


La gravitación es, por tanto, una relación entre energía, masa y luz. Ahora bien, desarrollar en él la energía es deber del Compañero y de la masa, la densidad podría equipararse al trabajo que glorifica el rango de compañero. A través del trabajo y de la energía creadora, el Compañero generará a su alrededor la fuerza gravitatoria que unirá los corazones y, uniéndolos, asegurará la solidaridad y la solidez del edificio masónico. En cuanto a la luz, la recibimos durante nuestra iniciación, pero también es una referencia a la estrella.


Einstein demostró que a través de la curvatura del espacio-tiempo, la gravitación no era una fuerza sino una geometría creada por la materia y la energía. Por lo tanto, refuerza el segundo significado de la letra G.


Para que la primera frase del libreto de Comp:. Definir la gravitación es ciertamente cuestionable desde el punto de vista científico, pero sigue siendo válido a nivel metafórico.


Por el contrario, si la gravitación fuera una fuerza primordial, aunque sea simbólicamente, no podríamos ejercer ninguna influencia sobre ella, ni liberarnos de su determinismo. El hecho de que no sea una fuerza en sí misma permite simbólicamente convertirla en el resultado de nuestra voluntad a través de la energía y el trabajo de masas, ya sea la gravitación que generamos de esta manera o las gravitaciones que sufrimos de las que se convierte. posible emanciparnos cuando sus efectos son negativos. Así es como la nueva habilidad del Compañero para generar su propio efecto gravitacional le permite liberarse de las pasiones tristes y atraer la luz hacia sí mismo.


Esto recuerda el deber de Comp:. FM:. mantener en él el equilibrio físico, el equilibrio intelectual y el equilibrio moral y por la unión de los tres desarrollar la energía creadora. Así como las grandes leyes físicas cósmicas mantienen el equilibrio de la creación. Unificando así el microcosmos y el macrocosmos.



Si, metafóricamente, la gravitación es la fuerza que acerca a los seres, una lectura un poco crítica podría señalar que a nivel astronómico es el equilibrio de esta fuerza por fuerzas opuestas lo que asegura el orden cósmico y no la acción de la gravitación por sí sola. , lo que conduciría al caos. Entonces, ¿por qué resaltarlo? A esto se podría responder que la figura de Isaac Newton fue admirada por Desaguliers, propagador de sus obras, y por Anderson, todos unidos por la FM:. , apareciendo Newton, con Mozart, La Fayette o Washington, en el panteón masónico.


Por lo que no es de extrañar encontrar, aunque sea indirectamente, en uno de nuestros rituales, esta referencia casi obligada a quien es considerado uno de los fundadores de la FM:. Inglesa. En consecuencia, uno de los significados de la letra G probablemente podría no ser: gravedad, gravitación. Gravitación también realizando una progresión o incluso una elevación sobre la geometría y la generación al establecer un principio fundamental del orden universal de la creación y ya no sólo terrestre antes de la transición al Genio y la Gnosis que permiten el acceso al conocimiento y a la conciencia del todo, las cinco manifestaciones de Gadlu, ya sea Dios o Ecuación.


El fenómeno físico gravitacional puede inspirarnos con dos pensamientos principales.


La primera sería decir que si la gravitación no es suficiente, es necesaria y fundamental. Su alcance sería, en física, infinito, haciendo sentir sus efectos a escala del universo entero. Sin ella no existiría la armonía del cosmos, de los días que siguen a las noches, de los amaneceres y los claros de luna, de los cielos estrellados, en definitiva, una fuerza al servicio de la belleza de la creación, de la energía creativa. Pero, como hemos visto, una fuerza que debe encontrar su equilibrio en la dualidad con otras fuerzas en la armonía de la creación. Y es sin duda también esta noción de equilibrio y armonía la que debe guiar el trabajo y el camino del Compañero en su búsqueda de la Belleza. Porque es este equilibrio con la gravitación el que mantiene estable la estrella fulgurante que contemplamos en el firmamento, símbolo de la permanencia de nuestro ideal.



Y cuando el compañero pasa de la vertical a la horizontal para ir hacia el otro, si entonces pone en juego la gravitación que une a las personas, es su búsqueda asociada de equilibrio y armonía, como el orden cómico, lo que haz que este acercamiento sea amor fraterno y no confrontación.


La gravitación nos revela, por tanto, el necesario equilibrio de los opuestos, que encontramos sugerido en el pavimento de mosaico pero también en el fresco de JGJ, para mantener la armonía. En nosotros y alrededor de nosotros. No hay música sin silencios, no hay luz sin oscuridad. El equilibrio hay que buscarlo en la unión de las diferencias. Principio femenino y masculino, tal como se expresa en el fresco de Jean-Gabriel. Inmanencia y trascendencia. Conocimiento y Conciencia. Racional y espiritual. Pero también, más prosaicamente entre individuo y sociedad, viejo y nuevo, Logia y Obediencia. En todo, en él y alrededor de él, la FM:. está en busca del equilibrio. Aspirar a ser el centro de la unión no es buscar la armonía en la uniformidad sino en mantener el equilibrio de las diferencias.


La segunda reflexión viene de que la gravitación es por tanto no sólo la capacidad de crear un fenómeno de atracción sobre un objeto, ser o idea concreto, sino de actuar sobre nuestro espacio-tiempo. Y ante todo tomar conciencia de nuestro espacio-tiempo. Nuestros antepasados cazadores-recolectores tenían un espacio infinito pero el tiempo les era limitado. Reverenciaban su espacio natural. Habiéndose vuelto sedentarios en el Neolítico, su espacio se contrajo sin que su tiempo aumentara mucho. Descubrieron el infinito y el eterno más allá. Hoy el fin del mundo está a poco más de un día de viaje y sólo el presente, el momento parece existir.


Tenemos pocas esperanzas. Hemos perdido toda relación con el tiempo, el presente ha perdido toda profundidad. En resumen, el futuro ha dejado el presente. Y sin embargo, como escribió Bergson, la idea del futuro es más fructífera que el propio futuro.


Es divertido notar que "idea de progreso" tiene el anagrama "grado de esperanza". Tanto es así que parece importante recuperar la conciencia de nuestro espacio-tiempo y por tanto de nuestro lugar en el cosmos. Así que si la Gravitación apela, como hemos visto, a la Geometría, el pensamiento del espacio-tiempo moviliza Generación, Genio y Gnosis.


Luego vimos que es la densidad la que genera el efecto gravitacional.


Por analogía, es a través de la densidad o intensidad que actuamos sobre nuestro espacio-tiempo, es decir sobre nuestra vida.


Básicamente, la búsqueda iniciática de la sabiduría es la adquisición de la densidad del ser que condiciona su espacio-tiempo, es decir, su existencia. Pero también las existencias que lo rodean. Y más que portadora de luz, la o la FM:. es un atractor de luz. Cuando aspiramos a trabajar por el mejoramiento moral e intelectual de la humanidad o a trabajar por el mejoramiento material y social de la condición humana, lo lograremos menos por posturas de comunicación que por la densidad de nuestro pensamiento colectivo y de nuestras acciones. haz que nuestra orden sea amada por el ejemplo de nuestras cualidades. Asimismo, un taller atraerá y retendrá a los laicos por la densidad de su trabajo y su fraternidad más que por una vana agitación proselitista o comunicativa. La densidad, en FM:., pasa por el trabajo más que por el habla. Por lo tanto, ¡glorifiquemos siempre el trabajo!


Como habrán comprendido, esta obra pretende menos ser una presentación de la física que demostrar que el simbolismo es un lenguaje vivo que no se circunscribe al pasado ni, en este caso, a la física del siglo XVIII. y debe inspirarse en las verdades adquiridas.


El pasado, al ser borrado, debe sembrar las semillas del futuro, no confiscarlo en una vana repetición de lo que fue y ya no es. Si nos guiamos, como afirmamos, por la búsqueda de la verdad, entonces nuestro lenguaje debe integrar los resultados de esta búsqueda que, lejos de cuestionarla, la enriquece y abre nuevas vías de aplicación. El lenguaje simbólico no es un dogma sino una partera de pensamientos, de ideas. Un lenguaje que permita tratar en igualdad y libertad de taller con todos los sujetos como indica nuestro PR, la oposición sujetos simbólicos/sujetos societarios es pues totalmente artificial y en el fondo no tiene sentido ya que es la práctica metodológica de los primeros. lo que permite afrontar estos últimos sin necesidad de títulos universitarios.


El lenguaje simbólico no es un lenguaje fijo y muerto, reducido a unas pocas definiciones recitadas como un catecismo de cinco minutos. Al contrario, es un lenguaje que debe permanecer vivo explorando y revisitando sus sentidos y significados, teniendo, por discreción, la apariencia inocua y sin embargo hermética de las expresiones de compañerismo operativo, para ayudarnos a parir nuestro ideas, elaborar nuestro pensamiento, ser creadores de nosotros mismos mezclando escuadra y compás para convertirnos en constructores del Templo. Por lo tanto, no debemos tener miedo de pasar por el filtro del espíritu crítico ciertas afirmaciones de nuestras obras o definiciones de referencia, es a este precio que el simbolismo será parte de la modernidad y seguirá siendo el lenguaje de mujeres y hombres libres. .


Porque ese es el arte que enseñamos aquí.


Dije.

38 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page